Las legumbres es recomendable dejarlas en remojo o cocerlas “estilo abuela” a fuego lento.