Las heces nos aportan una información valiosa sobre nuestra salud. Dedicarle unos segundos a la observación es esencial para la prevención de enfermedades.